Restaurantes Baratos en Marbella

restaurantes economicos en marbella

Marbella tiene fama de ser una de las ciudades más caras de España, y de hecho, algunas de sus zonas, junto a otras de Estepona, lo son. Eso no es impedimento para que, en ella, surjan ofertas gastronómicas de todo tipo, enfocadas a diferentes ambientes, presupuestos o situaciones.

Encontrar un restaurante barato en Marbella no suele ser tarea fácil. Es por eso te presentamos una cuidada selección de los locales que cuentan con la mejor relación calidad/precio de la ciudad; para que puedas disfrutar de unas vacaciones económicas sin renunciar a la buena mesa.

Cervecería la +fría

Cervecería la +fría

En la calle Avenida Julio Iglesias, en los aledaños de Puerto Banús, encontramos la famosa Cervecería la + fría, un restaurante barato en el centro de Marbella. De ambiente castizo, y situada muy cerca del lujoso puerto marbellí, podremos disfrutar de una cerveza bien tirada y acompañada de diferentes raciones. El local es amplio, con vistas, y en época vacacional bastante bullicioso.

Dispone de varios espacios bien diferenciados. Preside un enorme comedor central donde podremos refugiarnos del calor sofocante de la ciudad. En el exterior han dispuesto una amplia terraza perfectamente acondicionada. Hay una zona con un toldo bastante grande que da refugio a una hilera de mesas altas. Justo al lado, encontramos otro buen número de mesas, esta vez, eso sí, cobijadas por sombrillas. Es frecuente, como comentábamos, verlo a rebosar de gente en la época estival.

La carta es abrumadora, como en la mayoría de cervecerías. Encontramos multitud de platos de la cocina mediterránea. La propuesta es informal y desenfadada, y podremos tanto tapear como sentarnos a comer tranquilamente. No faltan, por supuesto, las gambas blancas de la Bahía de Huelva cocidas, la concha fina, las zamburiñas o los demandados mejillones a la marinera.

El pescado luce fresco y apetecible en sus vitrinas, que están expuestas al público. Como en toda zona costera, encontraremos un pescado de la zona de calidad. Los platos son sencillos, sin florituras, pero se presentan con una ración generosa bien guarnecida. La rosada, los salmonetes o las pijotas, son pescados bien agradecidos y que preparan con esmero. Por supuesto no podía faltar el pescadito frito, que podemos encontrar de diferentes formas.

También tienen una merecida fama sus arroces caldosos, especialmente el de carabineros. El servicio es rápido y eficaz, por lo que no tendremos que aguantar insufribles demoras a la hora de ser atendidos. Lo mejor de todo es que el ticket medio no suele superar los 35€/pax, en función, claro está, de lo que pidamos. De visita obligada cuando nos acerquemos a visitar Puerto Banús.

Restaurante Aderezzo

Restaurante Aderezzo marbella

Hay ocasiones en las que queremos salirnos de la típica cocina mediterránea, queriendo ir un paso más allá, pero tampoco estamos dispuestos a gastar un potosí. Son cada vez más las propuestas que elevan el producto humilde a una nueva dimensión, creando platos ricos y sabrosos, con técnica y conocimientos depurados, y todo ello con un precio muy contenido.

Un restaurante barato en Marbella donde disfrutarlo es Aderezzo, con una apuesta por la cocina fusión mediterránea, promete hacer bailar nuestras papilas gustativas. Se ubica en pleno centro de Marbella, más concretamente en la Plaza General Chinchilla, cerca de la Plaza de los Naranjos. Pasad dentro, que os lo enseñamos.

El local tiene ese toque ibicenco que tanto gusta en la Costa del Sol. Las paredes, blancas calizas, abalconadas y con flores colgantes, dan buena cuenta de lo que se cuece en su interior. Es un espacio amplio, que dispone de una terraza exterior y un comedor interior con mucha iluminación natural.

Se ha querido evocar un lugar íntimo, coqueto y joven. Si bien no encontramos un discurso muy bien definido en su carta, sí que hay un amplio número de platillos que por si solos resultan especialmente apetecibles.

En temporada alta recomendamos reservar con antelación. En mesa volvemos a encontrar el blanco como protagonista, que hace acto de presencia a través de los manteles de tela. Las sillas son de mimbre, con cojín y bastante cómodas, cosa que se agradece.

La carta, como ya anticipábamos, es bastante variada. Sabemos que los platos van rotando por temporadas, por lo que es posible que describamos alguno que esté fuera de carta cuando visites el restaurante. De todas formas, de lo que se trata, es de transmitir la esencia. Se encuentra segmentada en tres partes: entrantes, principales y postres. Los primeros suelen tener como finalidad compartir la mesa.

Aquí la variedad es infinita, encontrando desde un tartar de salmón, hasta unos arayes kafta que; para quien no lo sepa, es un sándwich tradicional libanes de carne espaciada, muy sabroso y propicio para pedir de entrante. Los chipirones, las bravas de la casa o diferentes tipos de ensalada como la de hinojo y tomate, de pastor o la de burrata, servirán para abrir boca.

En los principales encontramos toques asiáticos y libaneses, pero sin perder de vista el acomodado paladar occidental. La pasta al pesto, que no podía faltar, dado que los propietarios son italianos, es uno de los platos estrellas del restaurante.

La corvina al estilo thai, la paletilla de cordero lecha asada, o la hamburguesa de la casa, también suelen salir frecuentemente de su cocina, y es por algo. Los postres son caseros, generosos y resultones. ¿Lo mejor de todo? Que es una grata experiencia por no más de 40€/pax. Imperdible.

Restaurante Entre Olivos Marbella

Restaurante Entre Olivos Marbella

Frente al mercado Municipal, en la calle Jacinto Benavente, se alza Entre Olivos, un local con un encanto particular, que cuenta entre sus especialidades con empandas y milanesas de quitarse el sombrero. La cocina argentina encuentra muchos paralelismos con la nuestra, lo que la hace especialmente atractiva a la par que exótica a nuestros ojos.

Las empanadas argentinas han pegado un boom en las grandes ciudades de España en los últimos años, encontrando incluso franquicias que se dedican en exclusiva a este platillo. ¿Cuál es el secreto del éxito de esta popular elaboración? Te lo contamos a continuación.

En un emplazamiento privilegiado, Entre Olivos nos ofrece una amplia variedad de platos con claras reminiscencias argentinas, a lo que suma una carta de pizzas que, sin ser extraordinaria, resultan bastante apetecibles. En la Latinoamérica, muchas veces menos, es más, por lo que, partiendo de una materia prima muy humilde, y aplicando corazón y razón a un plato, logran emocionar con cada bocado.

El local es amplio, muy luminoso y con unas condiciones higiénicas impecables. Fuera encontramos una terraza que ha sabido aprovechar la sombra que arrojan algunos árboles, y otra se ha provisto mediante sombrillas. El servicio es diligente y muy atento, y tendrán la amabilidad, si así lo solicitamos, de explicarnos al detalle que se cuece en las tripas de sus famosas empanadas.

La carta está a la vista, sobre la barra una enorme pizarra nos chiva lo que se cuece en sus fogones. Básicamente encontramos empanadas, pizzas y carnes. Las empandas, son, como no podría ser de otro modo, caseras. El secreto de una buena empanada argentina, como decía aquel famoso spot publicitario de la franquicia de pizzas, está en la masa.

La manteca de cerdo empleada en su elaboración es la principal responsable. También la forma que tiene de elaborar la carne, que no la muelen en molinillo, sino que la pican a cuchillo. El mix de especias y la buena mano del chef, hacen el resto.

Empanadas de espinaca, carne, provolone y miel, pollo o jamón y queso son algunas de las más populares, que por supuesto, si estamos de paso, podremos pedir para llevar. Las pizzas, en algunos casos, también tienen un toque argentino, dado que también es un plato muy popular en el país.

Por supuesto, no nos podríamos olvidar, de su exquisita milanesa de ternera, que está hecha con entraña. Este tradicional corte argentino, que se encuentran al ras de las costillas de la res, es especialmente tierno y sabroso.

Y siguiendo la tónica de esta lista, el precio es una de sus principales bazas. Saldremos con una sonrisa en la boca por apenas 25€. Así que disfrutar de un restaurante barato en Marbella es posible.

Cabaña Nagüeles

Cabaña Nagüeles

Los restauradores argentinos tienen una fijación especial con Marbella, y es de entender, dado que en la época vacacional es un hervidero de gente dispuesta a disfrutar del ambiente de la ciudad, lo que sin lugar a dudas incluye a su gastronomía.

El asado argentino goza de un prestigio incalculable en el mundo, y son muchos los que se atreven a emigrar a otros rincones del mundo llevándose consigo los secretos de la parrilla. Cabaña Nagüeles, situado en la Urb. Carolina Park, es un lugar donde lo que se pontifica es el sabor.

En la misma del local encontramos una pequeña y romántica terraza, que será del agrado de aquellos que busquen un poco de intimidad. Tomar un vino acompañado de alguno de sus platillos se antoja como un plan irresistible. Dentro encontramos un mobiliario de líneas sencillas, sin aspavientos, que se limitan exclusivamente a su utilidad.

Cuando ves salir los platos de cocina te das cuenta de la acertada decisión. Las cantidades son abundantes, los sabores potentes, populares y bien conseguidos. La carta es sencilla, sin doblez.

Por supuesto la parrilla es la protagonista indiscutible, y de ella salen platos como el pulpo, lomo argentino, la entraña, calamar nacional o las deliciosas piernas de cordero en fuente de barro. Esas brasas también se aprovechan para dar salida los típicos embutidos, como la morcilla, las longanizas o los chorizos.

Todo, como decíamos, sin ninguna pretensión más allá que la de exprimir el sabor del producto. Basta el humo de una buena brasa, la mano experta de un parrillero y un servicio presto y amable, para disfrutar de una cita gastronómica digna en un restaurante barato en Marbella.

Si hacemos alusión a su carta de vinos, encontramos una pequeña, pero muy cuidada selección de referencias, algunas de ellas poco conocidas, pero con mucho que ofrecer, y por supuesto, con un precio realmente sugerente. Lo mejor es que nos dejemos aconsejar si no conocemos las bodegas, ya que en sala el personal se muestra muy entregado y complaciente.

Los postres, aspecto que suelen descuidar en muchos restaurantes de ticket medio, no pasan inadvertidos. Los más golosos verán cubiertas sus expectativas, y podrán poner el broche final a una comida espectacular. Por tan solo 30€ podremos darnos este pequeño gran homenaje, en uno de los sitios, dicho sea de paso, más concurridos de la ciudad.

Taberna La niña del Pisto

Taberna La niña del Pisto

Cuando oímos hablar del sur el viento zozobra la palabra pincho. Tradicionalmente, en muchas zonas de Andalucía, sobre todo en Granada, se las conoce como mecas del pincho, que habitualmente se sirve de forma gratuita junto a la cerveza. Sin desmerecer la generosidad de los hosteleros granadinos, estos pinchos, a menudo, son demasiado simples e insípidos.

Rescatando la tradición vasca, La Taberna La niña del Pisto, ofrece una amplia carta de pinchos que dignifican estos pequeños bocados. Estratégicamente emplazada en el Casco Antiguo, en la Calle San Lázaro, es un soplo de aire fresco al mundo del tapeo típicamente andaluz.

Es un sitio acogedor, con decoración típicamente tabernaria, con una espaciosa barra de madera custodiada por varios taburetes. En las paredes cuelgan cuadros de otra época, con recortes de periódico y fotos de toreros que dejaron los ruedos hace muchos años.

La carta que nos encontramos, más allá de los mencionados pinchos, es también castiza, de arraigo y tradición, con un producto de primera como única excusa. Los entrantes, pensados para compartir, van desde el bacalao, fresco y cocinado con cariño, hasta los típicos calamares, langostinos o callo de bacalao, uno de los platos estrellas del local y que no te puedes ir sin probar.

De segundo, o para terminar, como les gusta decir a ellos, encontramos platos con enjundia. El rabo de toro, las manitas de cerdo, el venao en salsa, la carrillera en salsa o el churrasco estilo cordobés, son una muestra tajante de lo que podremos pedir. Los platos sorprenden por sabor, pero no por presentación o técnica. Es una cocina con vocación tradicional.

El ambiente, por tanto, es más que familiar, casi hogareño. El servicio se muestra particularmente amable, y los precios, como habrás supuesto, son bastante comedidos. El vino, la caña o el vermut nos conducirá irremediablemente a tomar asiento en una de sus mesas.

Un restaurante barato en Marbella, recomendado para comer bien y contundente.