Restaurantes con Estrella Michelin en Marbella

restaurante con estrella michelin marbella

Entrar a formar parte de la selecta guía Michelín es una de las mayores condecoraciones a las que puede aspirar un restaurante. Las exigencias son altas, y la lista, publicada anualmente en Michelin Éditions du Voyage, no supera las 2000 referencias.

Marbella, ciudad referente del lujo y la moda, dispone de 3 restaurantes condecorados con estrellas Michelin. 3 maravillosos restaurante donde degustar una cocina vanguardista pero con raíces malagueñas.

Restaurante el Lago

Emplazado en las inmediaciones del campo de golf Greenlife Golf, con unas espectaculares vistas al lago, se erige imponente el restaurante El Lago. A cargo del chef Fernando Villasclaras Arce, y con una estrella Michelín que se ve ampliamente superada en sus platos, seremos testigos del máximo refinamiento de la cocina andaluza, con claras raíces malagueñas.

El enclave ya de por si es absolutamente privilegiado, contando con una terraza de verano con vistas al lago, deleitando nuestros sentidos desde el momento que ponemos un pie en el. El restaurante fue inaugurado en 1999, cuando Armando Flippa, desembarca en Elviria Hills, una de las urbanizaciones más exclusivas de Marbella.

Desde entonces, la cocina de El Lago ha ido trasmutando, sin perder de vista el hilo discursivo que la ha caracterizado siempre, rescatando el producto y los platillos de la ciudad de Málaga. Tanto es así que, en su empeño por acercar a productores y restauradores, han conseguido ser el primer restaurante de alta cocina andaluza en obtener el certificado Km0, concedido por la organización Slow Food, y que asegura el respeto máximo por el producto de proximidad.

Pero pasemos a lo verdaderamente importante; la comida. Cuando abrimos su carta descubrimos dos menús, uno corto y otro largo, compuestos el primero por once platillos que nos darán un paseo extrasensorial por toda la gastronomía malagueña, este tiene un precio de 105€.

El segundo menú incluye a lo anterior cuatro platillos más, que aseguramos bien merecen la pena, por la desdeñable cifra de 15€ más. ¿Pero qué se esconde tras los fogones de El Lago? Quédate que te lo mostramos.

El primer pase está compuesto por una serie de snacks, donde abren el pase con un consomé vegetal, que emplea hortalizas, como habrás intuido de proximidad y ecológicas. A continuación, se sucede un goteo de pequeños bocados que servirán para abrir boca, como La mandarina, hinojo encurtido y zanahoria encominá o el Merengue de kuzu, sin olvidar el Rabanito de estepona o el Alistados al ajillo y caviar de Riofrío, incluido en el menú largo.

Pero esto solo acaba de empezar. El menú se empieza a desplegar con una Porra de remolacha y fresas, seguida de un Puerro de gualdahorce, con una pepitoria de almendra marcona y romesco. La fiesta continua, sin prisa, pero sin pausa, ya que los chicos y chicas de sala se encargan de marcar los platos con la precisión de un neurocirujano. Llega a nuestra mesa uno de los platos más redondos, las Setas de temporada a la brasa, que confluyen con un delicioso jugo de té negro y miel de Istán, un pequeño municipio de la ciudad de Málaga.

Tendremos el gusto de probar el Choco en amarillo, la Molleja de ternera a la brasa o la Chirivia asada, si optamos por el menú largo. Entra tanto también encontraremos un apetecible Salmonete con emulsión de sus higaditos, el exquisito Lomo de venado o los dulces e irresistibles Boniatos con miel. Estamos seguros de que saldréis de allí con una amplia sonrisa.

Por supuesto su carta no queda circunscrita a los dos menús, tan habituales en los restaurantes de Estrella Michelín, y que buscan ser una aproximación total de la cocina que se presume. También encontramos una cuidada antología de platos que buscan reflejar la esencia más pura del entorno.

La materia prima más noble se da cita en la carta, pudiendo degustar desde una lubina salvaje, hasta un rodaballo, pasando por un conejo glaseado o, incluso, conformarnos con unas simples pero riquísimas chuletillas de chivo. La carta de postres tampoco desmerece en absoluto, pudiendo saciar nuestros más bajos instintos con una Tarta de queso de Coín, mango y fruta de la pasión. ¡Imperdible!

Cuentan también con una amplia selección de vinos, por lo que podremos maridar nuestra experiencia como deseemos. Al menú podemos sumarle un acompañamiento con vinos locales o nacionales. El sumiller ha dispuesto cuidadosamente una serie de caldos que confluirán en perfecta sinergia con los platos que irán llegando a nuestra mesa.

Así, que no dejes pasar la oportunidad de comer en este restaurante con estrella Michelin en Marbella.

Restaurante Skina

El restaurante con estrella Michelin en Marbella Skina va a dar mucho que hablar en los próximos años. En pleno corazón del casco antiguo marbellí, en la Calle Aduar, un discreto local se abre paso imponente en la Guía Michelín, contando a día de hoy con dos estrellas que lucen brillantes y esplendorosas.

Paradójicamente, la idea de Skina surge de la cabeza de Marcos Granda, un sumiller que siempre ha creído que la magia de un restaurante no solo reside en el buen hacer del chef. Es por eso que no solo estamos ante uno de las mejores cocinas de Andalucía y de España, sino que también encontramos entre sus paredes una bodega que cuenta con casi mil referencias.

Al traspasar el umbral de sus puertas nos encontramos con toda una declaración de intenciones. Sin ningún alarde ni pretensión, encontramos una decoración sencilla, muy enfocada al mundo del vino, reflejándose en altas vitrinas que exponen los caldos a la vista del cliente, contando así un relato que es parte consustancial del alma de Skina.

La disposición de las mesas es perfecta, y el espacio pequeño, lo que les permite dar un servicio de máximo diez comensales. Esto eleva la experiencia a un intimismo supremo, donde la cuidada atención de las mesas se convierte en la premisa principal del servicio.

El restaurante lleva abierto desde el año 2004, y desde entonces ha hecho una apuesta clara por la cocina andaluza de vanguardia, sin perder de vista la huella imborrable que otros pueblos dejaron en la gastronomía local.

De nuevo encontramos una carta que trata de rescatar los platos de los hogares de Andalucía, dándoles una vuelta de tuerca, y contando para su elaboración con productos frescos de proximidad de una calidad incuestionable. Esto se traduce en una experiencia gastronómica de alto nivel y un impacto económico y medioambiental positivo para la zona. Vamos a emocionarnos con la cocina y los maridajes de Skina.

Como viene siendo frecuente en restaurantes de su categoría, Skina nos ofrece tres menús, donde podremos ser partícipes de una experiencia gustativa de altísimo nivel, con un enfoque radical en la materia prima, donde no hacen concesiones.

Aquí no encontramos un chorrillo de pases con nombres impronunciables e inagotables, sino más bien una apuesta rotunda por la excelencia a través del producto. El Menú Grand cru, el más imponente de su carta, da buena cuenta de ello. Tiene un precio de 499€ que, como podréis comprobar a continuación, están totalmente justificados, ya que incluye un maridaje de categoría.

Abre con un Gazpachuelo con quisquilla de Motril, este delicioso crustáceo de débil coraza que se distingue por su abdomen azul, además de su delicado pero puntilloso sabor dulce. Para acompañar este plato, se ha seleccionado un champagne inmejorable, como es el Pommery cuvee louise 2004, que en nariz tiene un toque de mantequilla avellanada y brioche que converge a la perfección con las quisquillas.

Prosigue con un Canelón de cigala vainilla y curry, armonizado con un Vincent Dauvissat Chablis Vaillons de 2014. Continuamos con un plato de pescado, en este caso una Lubina al vapor con pil-pil y coliflor, que sigue vertebrándose con el Vincent Dauvissat anterior.

Ahora es el momento de las carnes, donde un Wagyu A5 con remolacha y peras presidirá nuestra mesa. Para aquellos que no lo sepan, una clasificación A5 en este carne significa un grado de marmoleo máximo, un color hipnótico y una textura sencillamente perfecta. Por supuesto, a esta cita con la mejor carne del mundo, no le podía falta un caldo a la altura, por lo que se ha seleccionado un D.O. R. Duero Vega Sicilia único 2011.

Rematamos con un Chocolate con almendra y café, al que también se le ha provisto de un Pedro Ximenez T° Albalá 1946. Colofón perfecto para un menú inolvidable.

Sin embargo, tampoco es necesario irnos a la opción más cara para disfrutar de la apabullante cocina de Skina. Tendremos la opción también de salir extasiados con su Menú Producto de temporada, con un precio de 225€ y 315€ con maridaje o, incluso, un menú a la carta, donde podremos esbozar una amplia sonrisa por tan solo 199€ o 265€ con maridaje. Diferentes opciones para diferentes ocasiones y presupuestos. ¡No te quedes sin probarlo!

Restaurante Messina

No solo de raíces y tradición hablan los fogones marbellís. En la Avenida Severo Ochoa, muy cerca de la playa de Bajadilla, encontramos Messina, una propuesta, que por atípica, es de parada obligatoria.

En el año 2016 fue, tras más de 13 años de andadura gastronómica en Marbella, Mauricio Giovanini, natural de Córdoba, Argentina, se alzaba con una estrella Michelín, que ha sido renovado año tras año. Pero nada de esto hubiera sido posible sin la ayuda inestimable de su mujer, Pia Ninci, la sumiller y jefa de sala que organiza con la precisión de un reloj suizo toda la organizativa del comedor.

Muchos se estarán preguntando qué hace especial a este restaurante. Mauricio Giovanini es un entusiasta de los caldos, especialmente de los vegetales. Tan denostados en ocasiones por su aparente insipidez, este chef ha conseguido elevar la importancia de estos jugos, dignificándolos aprovechando para ello toda su esencia.

Además, se atreve a darles ligazón con una serie de espesantes naturales de su propia invención, lo que le valió la ovación del público en el Madrid Fusión 2017. Estamos ante una cocina personalista, dado que el director de orquesta ha ido labrándose una trayectoria prácticamente en solitario. Ahora toca sentarnos a la mesa de este restaurante con estrella Michelin en Marbella.

La sencillez de su carta nos enternece, lo que nos hace presagiar que estamos a punto de sumergirnos en un viaje gastronómico donde la pasión y el mimo han tenido tanta importancia como el producto. Tan solo dos menús, uno llamado Degustación y otro que recibe el nombre del restaurante, que añade cuatro platillos la mar de interesantes al anterior.

También podremos comer a la carta todos y cada uno de los platos presentes en estos menús degustación. Por tanto, bastará con presentar adecuadamente el Menú Messina, que tiene un precio de 117€, a lo que podemos sumar 53€ si optamos por maridarlo, cosa que recomendamos encarecidamente.

Dotar de sentido y coherencia a los platos, con tantas influencias, suele ser tarea complicada, pero Mauricio, tras años de perfeccionamiento, parece haber dado con la clave. Es hora de abrir boca, para lo que se presentan tres merengues: Italiano de vinagre balsámico, Francés de zanahorias y Suizo de arroz japonés, un aperitivo ideal que nos hace intuir lo que está por venir.

El desfile de platos continua con “Ensalada Waldorf” con sardina ahumada y jugo concentrado de apio, un plato fresco y divertido. Continua con Coliflor, Falafel y un Tartar de crustáceos, en un claro y digno homenaje a la cocina libanesa.

Ahora nos trasladamos a Laos, con unas patas de bogavante con crema Tom kha kai, a las que sucede un platillo de shabu de vaca madurada, una carne marmoleada que se deshace literalmente en el paladar. Continua con un magret de pato curado, un salmonete a la brasa con vegetales, para finalizar el pase salado con una ternera y setas con la típica bearnesa. La guinda al pastel se la pone, y nunca mejor dicho, el Pastel de cerezas y el Chocolate con helado de turrón, dos postres ricos y generosos.

Messina es un crisol de culturas que habla con una personalidad arrolladora a través de su alma máter. ¡De obligada visita!

Como puedes comprobar, Marbella ofrece tres restaurantes con Estrella Michelin donde degustar una cocina andaluza, vanguardista y con mucha personalidad. Ahora solo toca que visite alguno de estos restaurante con estrella Michelin de Marbella.